Tendencias

Recetas con champiñones. Trucos y recomendaciones Resume en lugar de leerte a ti mismo.

La tecnología ha jugado un papel importante en permitir el acceso a todos los servicios y las entidades financieras no escapan de esta evolución. Hoy en día es posible adquirir préstamos rápidos sin papeles vía online, cuando hasta hace poco necesitabas acudir a una oficina respaldado por una amplia documentación y un fiador que respondiera ante el prestamista en caso de que no pudieras pagar la deuda.

Los préstamos rápidos tienen diversas condiciones, pero la más destacada es que son de pronta devolución. Un prestatario puede disponer de uno a tres meses para saldar el crédito, dependiendo de la cantidad de dinero que apruebe el banco.

Mientras las herramientas hipotecarias implican más requisitos, los créditos rápidos necesitan pocos datos de quien hace la solicitud, como solvencia con el sistema bancario, poseer ingresos regulares y tener entre 21 y 70 años. Con esto tenemos que prácticamente cualquier ciudadano español puede adquirir un crédito personal.

Una de las alternativas que ha venido cobrando fuerza son los mini créditos que pueden ser aprobados fácilmente, a través de internet, por una baja suma de dinero y con una disponibilidad inmediata. Basta con acceder al portal web de una empresa especializada en préstamos, registrarse, llenar la solicitud, esperar la aprobación y aceptar el préstamo que es adjudicado por transferencia electrónica.

En estos casos, el tiempo estipulado de pago es de 30 días, que pueden ser prorrogables por 7, 14 ó 30 días más, pero que generan más intereses de los aceptados inicialmente. Las alternativas para adquirir dinero son múltiples, sólo hay que evaluar cuál se adapta a nuestras necesidades.

Aunque estos sistemas crediticios ofrecen muchas facilidades, debemos ser responsables y no endeudarnos por más dinero del que podemos pagar, ya que las deudas impagas generan penalidades que se suman a los intereses. A nadie le conviene esto, porque un expediente insolvente puede impedirnos solicitar préstamos en otras entidades financieras.

Deja una respuesta